jueves, 15 de mayo de 2014

Varsovia y la Cumbre de Cambio Climático.
                 

                   MSc. Eduardo López H. Miembro del Consejo de Facultad. FAREM Estelí. 

                                                                                  


Recién acaba de finalizar la cumbre de cambio climático en Varsovia Capital de Polonia,  y no queda más que señalar que ha sido la madre de los fracasos en materia de cumbres, es decir, no se registraron progresos sustanciales en cuanto a la reducción de gases contaminantes; y el cambio climático, pica y se extiende, como lo demuestran las diferentes manifestaciones del mismo en diferentes partes del mundo, (el caso de Filipinas es el más reciente) con sus respectivos efectos donde Nicaragua no se queda al margen.
En esta cumbre llamada también COP 19, se mostró nuevamente la actitud irresponsable de los países ricos en cuanto a minimizar los daños causados por el calentamiento global; pero además,  el retraso en los plazos en cuanto a la reducción de las emisiones, recordemos que el protocolo de Kyoto, continua siendo el  único acuerdo vinculante en materia de reducción ampliado hasta el 2020, con débiles compromisos de países ricos;  los máximos responsables de la contaminación mundial.
No deja de ser aleccionador la actitud tomada por el bloque de 133 países en desarrollo y un grupo de ONG ambientales, que decidieron retirarse de la cumbre, ante el incumplimiento de los mayores contaminadores del planeta-los países desarrollados-que se niegan a financiar los daños y pérdidas que ocasiona el calentamiento global, con un precio incalculable en cuanto a la destrucción del medio ambiente y todo lo que esto conlleva en materia productiva, económica y social.
La presencia de compañías que representan el comercio mundial en la cumbre, no dejó de causar malestar entre muchas delegaciones participantes, sobre todo de los países del sur, ante el temor de que se este buscando recurrir al sector privado para la gestión de préstamos e inversiones, en la búsqueda de propuestas para la adaptación al cambio climático, por eso ya se empieza a hablar de “COP Corporativa”, lo que es altamente preocupante. ¿Será que asistiremos a la privatización de las grandes decisiones en materia climática? 
Desde la cumbre de la tierra de Estocolmo en 1972 han pasado cuarenta y un  años, y los pronósticos sobre el clima siguen siendo apocalípticos. El último Boletín Anual de la Organización Meteorológica Mundial muestra que “el efecto del calentamiento global en el clima aumentó un 32% entre 1990 y 2012”.  Y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha advertido hace sólo unas semanas que:  De continuar como hasta ahora la presión antropogénica sobre el sistema climático, el nivel del mar habrá aumentado 82 centímetros y las temperaturas podrían subir entre 0,3 y 4,8ºC para 2100.”
Si no hay un acuerdo verdaderamente serio a nivel mundial sobre el complejísimo problema que representa el cambio climático, no habrá cumbre, ni protocolo, ni acuerdo, etc. que valga; de antemano, la cumbre de Perú del 2014 y Paris 2015, están condenadas al fracaso, porque lo que nos han venido mostrando las cumbres anteriores, es la profundización de una contradicción entre los que aspiran a un planeta descontaminado versus los contaminadores que quieren imponer sus decisiones a cualquier costo.
Los siete mil millones de personas que habitamos en la tierra, debemos estar claros que no existe un planeta B, es uno solo y lo estamos destruyendo. Considero que tenemos poco tiempo para recapacitar y actuar, si no lo  hacemos, no hay que ser adivinos para saber lo que nos espera, el planeta tierra nos está enviando señales, tenemos que salvarlo para que nos salvemos todos.
Diciembre 2013.




 
No existe un planeta B

MSc. Eduardo López H. Miembro del Consejo de Facultad  FAREM Estelí.
  

Recientemente se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra y en diferentes latitudes las manifestaciones alrededor del bienestar del planeta y de toda la vida que sustenta fueron unánimes. Esto incluyó desde altas personalidades de organismos y gobiernos hasta niños de humildes escuelas rurales. No podemos negar que en el mundo ha crecido la conciencia ambiental ante el deterioro que ha venido sufriendo nuestro planeta desde hace algunos siglos atrás, pero también, paralelo a esta toma de conciencia, se mantienen actitudes y prácticas arrogantes de países ricos que continúan envenenando  el planeta  con las chimeneas, como símbolo de su desarrollo industrial, pero además, en nuestros países, ponemos en jaque al planeta con diferentes manifestaciones como el mal manejo de la basura, uso irracional de insecticidas, contaminación del agua, etc. y prácticas viciadas y mafiosas al destruir nuestros bosques y áreas protegidas,  en detrimento del equilibro ecológico,  con graves consecuencias para el desarrollo y sobre todo para la supervivencia de los seres humanos.
Una clara manifestación del desprecio por la tierra han sido las cumbres sobre cambio climático ¿De qué han servido?,  pero también, otros conclaves de alcance mundial, como la emblemática  cumbre de Rio del año 1992, en la que se establecieron serios compromisos  como la “Carta de la Tierra”. ¿En qué ha quedado?   En  la última cumbre de cambio climático celebrada en Polonia  en diciembre del año 2013, no dejó de ser aleccionador la actitud  tomada por el bloque de 133 países en desarrollo y un grupo de ONG ambientales que decidieron retirarse de la cumbre, ante el incumplimiento de los mayores contaminadores del planeta-los países desarrollados-que se niegan a financiar los daños y pérdidas que ocasiona el calentamiento global, con un precio incalculable en cuanto a la destrucción  de la Madre Tierra y todo lo que esto conlleva en materia productiva, económica, ambiental, cultural, antropológica  y social.
¿Y el protocolo de Kyoto? Si bien es cierto que es el único acuerdo vinculante en materia de reducción de gases de efecto invernadero, relacionado con la problemática ambiental y la preservación de nuestro planeta, ampliado en Polonia hasta el 2020, continúa siendo manipulado por las grandes potencias que se resisten a firmarlo, por lo tanto,  no es una carta de garantía, visto desde la perspectiva de la irresponsabilidad de quienes contaminan el planeta y que en la práctica, los signos de deterioro son más que evidentes,  manifestándose de diversas formas, entre ellas ya hemos visto expresiones de carácter diluvianas con saldos trágicos en vidas e infraestructura en diferentes regiones del mundo.
El monitoreo permanente que hacen los organismos y expertos acerca del estado actual del planeta, nos indica que las predicciones no son alentadoras, por ejemplo:  La última evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos Sobre el Cambio Climático (IPCC)  divulgada en el Cuarto informe del año 2007 señaló “ una tendencia creciente en los eventos extremos observados en los pasados cincuenta años y considera probable que las altas temperaturas, olas de calor y fuertes precipitaciones continuarán siendo más frecuentes en el futuro, por lo cual, en los años posteriores puede ser desastrosos  para la humanidad”.

 En este 2014, estamos esperando el próximo informe del IPCC, que considero no será nada grato, si partimos de los atropellos  que sigue sufriendo la madre tierra  hasta el día de hoy y lo más lamentable es que somos los seres humanos los causantes de esos atropellos, por eso tiene un enorme sentido, citar a la Sociedad Geológica de Londres, cuando afirma que: “Lo que está aconteciendo en el orbe, es un nuevo tiempo geológico, como consecuencia de la aparición de una nueva fuerza capaz de modificar por sí sola la faz de la tierra: La humanidad, y ese tiempo geológico se denomina “El antropoceno”, en sustitución del holoceno, éste con unos doce mil años de duración, que coincide con el inicio de la agricultura y la expansión y evolución de las distintas civilizaciones humanas  ha llegado a su fin”.
Un 22 de abril del año 1970 comenzó a celebrase el Día de la Tierra y fue iniciativa de un activista ambiental norteamericano llamado Gaylord Perry, la que se difundió informalmente por el mundo con gran éxito, pero en el año 2009 y a partir de una resolución presentada por el Presidente de Bolivia, Evo Morales, fue oficialmente declarado  por la Organización de las Naciones Unidas como Día Internacional de la Madre Tierra, pero tenemos que estar conscientes que no podemos dejarla como una simple efeméride, todo lo contrario, tenemos una enorme responsabilidad por cuidar celosamente la casa de los siete mil millones de seres humanos que la habitamos y estar muy claros que no existe un planeta B. 
Mayo 2014.